Historia

La existencia de sistemas nacionales de control de los alimentos, es condición esencial para proteger la salud y la seguridad de los consumidores nacionales, también es fundamental para que los países puedan garantizar la inocuidad y calidad de los alimentos exportados y para garantizar que los alimentos importados se atengan a los requisitos nacionales. El nuevo entorno mundial obliga a los países a reforzar sus sistemas de control y a adoptar estrategias basadas en el riesgo. En muchos países el control de los alimentos se ve obstaculizado.

Los organismos gubernamentales encargados de este tema deben encarar los siguientes aspectos:

  • Creciente número de enfermedades transmitidas por los alimentos y aparición de nuevos peligros de origen alimentario;
  • Cambios rápidos en las tecnologías de producción, elaboración y comercialización de los alimentos;
  • Desarrollo de sistemas de control de alimentos con base científica orientados a la protección del consumidor;
  • Comercio internacional de los alimentos y necesidad de armonización de las normas de inocuidad y calidad de los mismos, cada día más exigentes;
  • Cambios en los estilos de vida incluidos el rápido proceso de urbanización;
  • Creciente conciencia de los consumidores y mayor demanda de información sobre temas de inocuidad y calidad de los alimentos.

Las preocupaciones concretas sobre los riesgos alimentarios se han concentrado en general en los siguientes aspectos:

  • Riesgos microbiológicos;
  • Residuos de plaguicidas;
  • Utilización inadecuada de los aditivos alimentarios;
  • Contaminantes químicos, incluidos los residuos de medicamentos veterinarios, hormonas y las toxinas biológicas;
  • Adulteraciones;
  • Contenido nutricional;
  • Organismos genéticamente modificados, alérgenos;
  • Bioterrorismo y
  • Resistencia a los antimicrobianos.

Los elementos básicos de un Sistema Nacional de Control de los Alimentos son:

  • Legislación y normativa alimentaria definida y actualizada;
  • Gerencia del programa o sistema de control de los alimentos;
  • Servicios de inspección y epidemiología;
  • Servicios de laboratorio y
  • Información, educación, comunicación y capacitación de los consumidores.

Los laboratorios son un componente esencial de los sistemas de control de alimentos. Teniendo en cuenta este punto y dentro del espíritu panamericanista de cooperación mutua entre los países, la OPS en diciembre de 1997 organizó en su sede una reunión de consulta para el establecimiento de la Red Interamericana de Laboratorios de Análisis de Alimentos (RILAA), en la que 24 países de la Región y 6 organismos internacionales participantes aprobaron por unanimidad su creación.

Informe de creación de la RILAA